5 objetivos en el gimnasio que DEBERÍAS estar consiguiendo

2017-11-26T20:56:59+00:00

Un tema sobre lo que los profesionales del fitness siempre están hablando es sobre la importancia de tener objetivos. De hecho, lo primero que debes preguntarte antes de apuntarte o decidirte en asistir a un centro de entrenamiento es ¿qué quieres lograr? o ¿qué objetivos en el gimnasio quieres conseguir?. Y aunque no existe una mala meta, tener intenciones más específicas puede ser aún más poderoso, especialmente cuando se puede medir ese progreso en el camino.

 

Considera agregar estos cinco objetivos en el gimnasio a tu lista, si desees verte mejor y sentirte motivada:

 

Objetivo #1: Reducir el porcentaje de grasa corporal

 

La mayoría de las principiantes a menudo suelen decir que solo quieren perder 3 o 5 kilos para “empezar”. (¿te suena familiar?) Pero es probable que hayas escuchado la antigua frase “el músculo pesa más que la grasa”. Si bien esto no es técnicamente cierto (un kilo es un kilo), es cierto que un kilo de músculo es más denso y ocupa menos espacio que un kilo de grasa. Entonces, si tu objetivo es perder kilos, realmente deberías preocuparte en perder grasa corporal y ganar (o retener) los músculos.

 

Esencialmente, deberías marcar tus objetivos en el gimnasio en cambiar tu composición corporal y reducir tu porcentaje de grasa corporal.

 

Puedes medir esto de varias maneras:

  • Puedes pedirle a un entrenador en tu gimnasio que te haga la medición de tu porcentaje de grasa corporal usando calibradores de pliegues cutáneos.
  • Puedes probar con una báscula corporal o un monitor que use bioimpedancia (donde se pare o sostenga almohadillas de metal y una corriente).
  • Puedes ir a un endocrino o especialista en nutrición que te haga una valoración.
  • Puedes ir a un laboratorio especial para una prueba de desplazamiento de aire o agua más precisa (aunque más costosa).

 

Ten en cuenta que las dos primeras opciones no son 100 por ciento precisas, pero siempre que las mediciones se realicen en las mismas condiciones generales, podrás observar su progreso con bastante precisión.

 



Meta #2: Ser más fuerte

 

Entiendo que no quieres parecer una luchadora de la WWF, pero no debes temer hacer ejercicios de fuerza uno de tus objetivos en el gimnasio. Lo que me gusta de los ejercicios de fuerza como objetivo es que es mucho más cuantificable que solamente” tonificación “, que es lo que las mujeres suelen decir cuando describen el deseo de desarrollar músculo.

 

La fuerza puede medirse por la cantidad de flexiones que puedes hacer, la cantidad de peso que levantas en la máquina de poleas o el aumento de repeticiones que puedes manejar. También se nota en la vida cotidiana: la facilidad con la que cargas tus compras o aguantas a tus hijos en brazos. En cambio, cuando tratas de verificar tu progreso en el espejo, descubrirás cuánto tiempo (eterno te parecerá) te lleva poder ver la definición muscular.

 

Meta #3: Dominar una habilidad

 

Escribe esta meta si eres de esas personas que simplemente no se entusiasma con correr / levantar peso/ sudar por el simple hecho de hacerlo. A veces necesitas una habilidad específica que te guste para perfeccionarla. En mi caso, siempre iba al gimnasio a entrar en las clases dirigidas o usar las máquinas de cardio, hasta que un día mi marido me enseñó que ¡Una Mujer También Puede Hacer Pesas! y me enganchó. Pero si no es lo que más te gusta, simplemente escoge otro deporte o habilidad que quieras mejorar para sobresalir, como Pilates, spinning o boxeo. ¿Ya has encontrado tu musa del fitness pero necesitas un impulso extra? Haz objetivos de logro específicos, como apuntar los avances de una serie de flexiones o conquistar una posición difícil en el yoga.

 

Objetivo #4: Hacer de la aptitud una parte de su rutina

 

Seguramente te encontrarás con amigas que quieren prepararse para un evento específico: una boda, una reunión escolar, una temporada de bikini … Aunque alguien quiera verse y sentirse mejor por cualquier motivo, debería de alentarse un poco más, con un ¡Enfoque a largo plazo!. Claro, estás motivada para trabajar duro para la gran ocasión, pero ¿realmente quieres poner todo ese esfuerzo solo para dejarlo caer en el camino más tarde? Como que no , ¿Cierto?

 

Considera cómo puedes mantener esa suscripción de gimnasio, clases favoritas o carreras regulares en tu agenda para el largo plazo. Muchas cosas pueden motivarte: encontrar una compañera de entrenamiento, bloquear tu calendario con “citas de acondicionamiento físico” y priorizar la capacitación personal o las costosas pero increíbles clases de ciclismo indoor en tu presupuesto. Lo importante es que encuentres la forma de conseguir objetivos en el gimnasio, junto a una motivación y te aferres a ella. Pero si realmente necesitas un objetivo final, simplemente has un análisis del antes y después para probar algo durante un mes o dos. Para cuando hayas terminado, es probable que te hayas enganchado y no quieras dejarlo.





Meta #5: Entrenar para un evento


Hay una excepción en donde la preparación en un plazo de tiempo determinado puede ser útil, y eso es entrenamiento para un evento de acondicionamiento físico. Algunas de nosotras estamos más motivadas por un evento que otros, y al darte un punto específico en el que tendrás que demostrar tus avances (más allá de quedar bien en las fotos), estarás mucho más motivada para estar al día en tu entrenamiento. Así que regístrate para un triatlón, un 5k o un evento de resistencia como una carrera de obstáculos. Entonces, entrena como el infierno. ¿Quién sabe? Después de la prisa de completar tu primera carrera, puedes decidir hacerlo un hábito.

 

¡Una última cosa! Si deseas obtener más información sobre esto, Suscríbete a Nuestro boletín semanal, donde te enviaremos información y contenido de regalo con mucho más detalle.

 

También puedes Suscribirte a Nuestro Canal de YouTube para obtener vídeos y cursos gratuitos que te serán de gran ayuda para tus progresos.

About the Author:

Leave A Comment