• establecer metas

Deje de establecer metas que realmente no le importan

A principios de 2016, me hice una pregunta: “¿Cómo puedo hacer que el logro de mis metas de crecimiento profesional se hagan sin esfuerzo?” Encontré que la respuesta era elegantemente simple: centrarme en los objetivos que planee para lograrlas.

Muchas personas fracasan al establecer metas de desarrollo profesional, porque se deben llevar a cabo una gran cantidad de objetivos, esos objetivos que sientes que “deberías hacer”, pero en última instancia no nos molestamos en conseguirlos.

 

Por ejemplo, sabes que se necesitan leer un montón de libros con el fin de aprender más, para mantenerse al día con tus colegas, o simplemente mantenerse al día con tu industria. Pero si sentarse a leer se siente más como una tarea, es poco probable que hagas algún progreso – y puedes sentirte mal por no lograr ese objetivo, cuando el año llega a su fin. Si bien este objetivo en sí se sentía como algo que se ajustaba a las necesidades de tu rol profesional, no coincidía con las preferencias o ambiciones que necesitabas.

 

Si deseas tener éxito desde el inicio al establecer metas de crecimiento profesional, elige una o dos áreas clave de enfoque, que se alinean con lo que realmente te importa y puedas disfrutar.

 

Otro ejemplo, este año, decidí plantearme la propuesta de escribir un libro, ¡mi objetivo principal de desarrollo profesional!. Sabía que esta era la dirección correcta, porque sentía una energía duradera detrás de la idea. Había estado en mi mente desde hacía un par de años, y no podía esperar a empezarlo a principios de 2016.

 

Pero la realidad me hizo darme contra una pared, cada vez que me sentaba a escribir la propuesta se sentía como un “deber” y no “placer”. Estaba emocionada de seguir adelante y dispuesta a recortar en otras áreas de mi vida para dar cabida a que esto sucediera. Pero lamentablemente, esta incongruencia entre mis deseos internos y mi meta externa me hizo avanzar relativamente sin esfuerzo. Ya que cada vez que me sentaba a escribir me daba flojera o lo sentía como una obligación, así que fracasé en el intento.




 

Cómo debes comenzar a establecer metas.

 

Para comenzar a pensar en tus propias metas de desarrollo profesional, empieza preguntándote tres preguntas:

 

  • Si pudiera lograr una meta de desarrollo profesional en 2017, ¿cuál sería?

  • Cuando pienso en trabajar en este objetivo, ¿me entusiasma tanto el proceso como el resultado?

  • ¿Es mi motivación perseguir este objetivo, algo que viene desde dentro porque es personalmente interesante e importante, o es algo que siento únicamente agradaría a otras personas?

 

Estas tres preguntas te ayudarán a identificar lo que realmente te motiva internamente. Además, recomiendo mantener el número de objetivos que elijas tan estrecho como sea posible, para que puede darles toda su atención.

 

Sin embargo, seleccionar lo que quieres no es trabajar, a menudo se siente más fácil que realmente avanzar hacia esos objetivos, especialmente cuando te enfrentas a otros compromisos de trabajo. Con el fin de alcanzar estos objetivos, es necesario asegurarse de que al establecer metas has alineado tu tiempo con ellos también.

 

Alinea tu tiempo para establecer metas propuestas.

 

Una excelente propuesta para avanzar sería alinear tu tiempo más firmemente con tus prioridades. Eso significaba bloquear un día o una tarde entera una vez por semana, para centrarte en alguna de tus propuestas. Al principio, esto te sentirás incómodo, y te preocupará tener todo lo demás hecho. Pero después de hacer esto un estilo de vida desde el comienzo del año, te darás cuenta de que no sólo era posible, sino que se sentirá  increíble! Te ayudará a superar la creencia limitante de que no tienes tiempo para tus asuntos.

 

Una vez que tes decidas conseguir una meta de desarrollo profesional o aquellas metas para el nuevo año, te animo a tomar un enfoque similar para alinear tu tiempo con tus metas para conseguir los resultados sin esfuerzo.

 

La mayoría de la gente no puede bloquear un día entero cada semana, pero casi todo el mundo puede comenzar a reservar más tiempo para sus metas de desarrollo profesional. Puede tomar algún tiempo para que tus colegas se ajusten al hecho de que no siempre estás disponibles. Pero típicamente, de esta forma puedes hacer una inversión consistente a tu propio crecimiento.

 

Para ello, decidir qué días y horas puedes comprometerte a avanzar en tu objetivo. Piensa que puedes tener la oportunidad de hacer algo nuevo poniendo por delante tu objetivo. Pruebe una estrategia y ve cómo funciona. Si parece que te conviene adherirte a ella. Si no, ajusta de nuevo los días o las horas hasta que obtengas algo que encaje con tu estilo de vida.

 

Si planeas trabajar en desarrollo profesional durante el día, puede que tenga que discutir con tu jefe lo que es apropiado antes de realizar estos cambios. También recomiendo cerrar la puerta, ir a una sala de conferencias, o trabajar desde casa.

 

La cantidad exacta de tiempo que puede pasar para conseguir tus objetivos variará dependiendo de tus otras responsabilidades. Sin embargo, es importante que esté no dejes de lado consistentemente el tiempo que estableciste para lograr tus metas de desarrollo profesional. Puedes sentirse incómodo al principio, pero con el tiempo se hará más natural. Esto creará la alineación entre lo que crees que es importante para tí y donde inviertes tu tiempo.

 

Cuando te acostumbres a estos cambios y logres compaginar todo, encontrarás que los resultados obtenidos en el 2017, han válidos todos tus esfuerzos.

 

ESTABLECER METAS