Mujer, aprende a tomar el control de tu plan financiero

2017-07-29T11:48:26+00:00

Toma posesión de tu vida, aprende a tomar el control de tu plan financiero y comienza a cuidar de tus propias finanzas.

Recuerda: Un hombre no es un plan financiero

 

Cuando éramos niñas, nos hacían ver y sentirnos como Cenicienta. Nos encantaba ver al hada madrina transformar mágicamente los trapos de Cenicienta en un hermoso vestido de princesa para poder asistir al gran baile, encontrar a su príncipe y vivir felices para siempre.

 

Mientras crecíamos, soñamos con conocer a nuestro propio príncipe que nos llevaría a un castillo y darnos una vida de realeza.

 

Pero cuanto más adultas nos hacemos, vemos a mujeres comprando esta fantasía en la vida real y vemos cuántas veces ese príncipe y el castillo se convertían en prisiones, que impedían a estas mujeres alcanzar la independencia financiera y la autosuficiencia. En mi caso, no tardé mucho en darme cuenta de que mi felicidad no iba a venir de un hombre. Sólo podía venir de mí misma. Por lo que ya es momento de tomar el control de tu plan financiero.



 

Vivir en un cuento de hadas

 

Después de ver algunas de las películas clásicas de princesas, no es ninguna sorpresa que muchas mujeres hoy en día y a cualquier edad siguen buscando a un hombre para resolverles sus problemas financieros. En lugar de tomar posesión de su vida, ponen toda su confianza en un novio o marido para ganar el dinero y cuidar de las finanzas.

 

Este Complejo de Cenicienta ha llevado a miles de mujeres a tomar algunas decisiones muy cuestionables, como:

 

  • Casarse por dinero
  • Mantenerse en una mala relación porque tienen miedo de no poder mantenerse financieramente por su cuenta.
  • Permitir que un hombre tome todas las decisiones financieras clave y llevar el control de tu plan financiero.
  • Aceptar el mito de que los hombres son mejores con el dinero.
  • No desafiar las decisiones financieras de un hombre por miedo a herir su ego.
  • Mantenerse en silencio para mantener la paz.

 

La lista sigue y sigue.

 

Es muy importante, y ahora más que nunca romper este ciclo, y enseñar a la próxima generación de mujeres que un hombre no es un plan financiero, y que sólo ellas mismas pueden hacerse cargo de su libertad financiera.

 

La realidad

 

Esta dependencia de los hombres está mejorando. Más y más mujeres están activamente persiguiendo carreras, iniciando negocios e invirtiendo en activos. Las mujeres también están esperando por más tiempo para casarse. Según el censo Español, “la edad promedio para el primer matrimonio es de 32 para las mujeres y 35 para los hombres”, una estadística que ha aumentado constantemente en los últimos 50 años.

 

Esto es un buen augurio para las mujeres que quieren más tiempo para explorar una carrera y aprender a controlar sus propias finanzas antes de casarse.

 

Ahora, no hay nada malo en el matrimonio. No quiero decir que no debas casarte, solo que si consigues a esa persona que te complete emocionalmente, también se convierta en un socio maravilloso para tí en la vida y los negocios. Pero esa es la palabra clave: socio. Si tienes pareja, deben tratar los asunto a parte  iguales en todo lo relacionado con vuestra relación, especialmente el dinero. Y lo triste es que eso no es cierto para muchas mujeres hoy en día.

 

Muchas mujeres todavía enfrentan desigualdad en sus propios hogares. Algunos de ellos no tienen voz en las decisiones financieras, y en cambio dejan que su cónyuge hagan todo el trabajo. Sin embargo, esa estrategia suele desmoronarse cuando la vida les arroja una curva y rompe el control de tu plan financiero.

 

Divorcio, muerte, pérdida de empleo, recesiones económicas, estas son sólo algunas de las cosas que pueden arruinar el plan financiero “perfecto” de cualquiera. Confiar en alguien más para manejar tu dinero ya no es una alternativa. Muchas mujeres están despertando a la realidad, al verse que no están preparadas cuando la vida cambia de la noche a la mañana. Más y más mujeres están tomando el control de sus finanzas, a menudo por primera vez en sus vidas.

 

Tú eres quien tiene el control de tu plan financiero

 

Nunca debe depender de nadie para hacer tu plan financiero, ya sea tu cónyuge, el gobierno, un asesor financiero o tu familia. Todas esas cosas se pueden quitar, por una razón u otra. La única persona en la que puedes confiar para estar allí, para ti toda tu vida eres tú misma.

 

Tal vez estás felizmente casado. Tal vez tienes un gran asesor financiero, o la riqueza de la familia heredada que te ha dado un respaldo económico. Sea cual sea tu situación, necesitas tomar el control de tus finanzas, de modo que no importa lo que suceda, eres capaz de rebotar más fuerte que nunca. Comienza con la obtención de tu propio plan financiero.

 

Creación de su plan financiero

 

Hay cuatro pasos clave para crear su plan financiero.

 

1. Su razón de ¿Por qué? – Comienza por averiguar la razón por la que finalmente está decidiendo a ser financieramente libre.

 

Tal vez quieres más control sobre tu vida y tus finanzas. Tal vez estás endeudada y quieres liberarte de las cadenas de pago de deudas. Tal vez has pasado recientemente por un divorcio u otro cambio, que requiere que obtengas control de tu plan financiero. Sea lo que sea, debes tener muy clara la razón por la que estás comenzando este viaje. Agárrate fuerte. Escríbelo en una nota y ponlo en algún lugar donde puedas verlo todos los día. Será la razón por la cual conseguirás sobreponerte y seguir avanzando esos días en que las cosas no van según lo planeado, o cuando comienzas a dudar de tí. Tener un motivo convincente te mantendrá en marcha.

 

2. ¿Donde estás hoy? – Antes de que puedas llegar a ver a dónde quieres ir, tienes que saber dónde estás.

 

Debes hacer un balance de donde estás hoy financieramente. ¿Cuál es tu estado financiero actual? Determina cuán rica eres realmente, haciéndote esta pregunta: Si dejase de trabajar hoy, ¿cuántos días podría sobrevivir financieramente?

 

3. Mira tus gastos mensuales. Anota cuánto dinero tiene en ahorros, acciones y flujo de efectivo. Luego, para calcular tu riqueza, sigue esta ecuación:

 

Tus Ingresos ÷ (dividido por) Gastos Mensuales = Tu Riqueza.

 

4. Crea un Plan – Ahora que ya sabes dónde estás financieramente, ¿a dónde quieres ir desde aquí? Y, lo que es más importante, ¿cómo llegarás? En esta parte del proceso de planificación, hay dos preguntas que debe hacerse:

 

¿Estoy invirtiendo para ganancias de capital o para flujo de efectivo?

 

Las ganancias de capital vienen cuando compras una inversión como una acción, y aprecia para que pueda venderla por más de lo que compraste. O si compras una casa, le haces mejoras, vendiéndola a continuación para ganancias de capital. El flujo de caja es cuando inviertes en un activo que le paga una cierta cantidad cada mes, como comprar una casa y alquilarla. Ese alquiler se convierte en su flujo de caja.

 

Ambas son buenas opciones de inversión, y esta decisión se reduce a la elección personal.

 

La segunda pregunta a hacerse es: ¿Cuál es mi objetivo?

 

¿Es tu objetivo ser financieramente libre? ¿Es tu objetivo únicamente salir de la deuda? ¿Es tu objetivo ganar lo suficiente como para dejar tu trabajo y dedicar más tiempo a tu familia o pasiones? Sea lo que sea, tienes un objetivo tangible y alcanzable que puedes ir trabajando para conseguirlo, pero solo manteniendo el control de tu plan financiero.



Cómo llegar allá

 

Sabes dónde estás, sabes dónde quieres ir, y sabes un poco cómo avanzarás. Pero eso todavía no es suficiente. Ahora es el momento de profundizar y obtener un plan más detallado.

 

Aquí es donde comienza su tarea. Ahora crea el plan que te llevará a tu objetivo. Hay tantos vehículos de inversión disponibles para tí, así que comienza a investigar y encontrar cuál es tu tipo de inversión preferida. Aprenda todo lo que puedas sobre tu inversión elegida. Leer libros, tomar clases, encontrar un mentor, hablar con un asesor, estudiar la sección financiera del periódico. Una vez más, esto es sólo algo que puedes hacer, nadie puede aprender todo esto para ti.

 

Sé tu propio Príncipe Azul o Princesa

 

La decisión es tuya. Puedes sentarte, dejar que otra persona tome decisiones financieras por tí, depender de un cónyuge o una política del gobierno para cuidar de tí. Estoy segura de que podrías vivir muy cómodamente de esa manera, por un tiempo. Pero no durará. La última década nos ha mostrado lo caótica que es la economía, y lo rápido que las cosas pueden cambiar de la noche a la mañana.

 

No podemos controlar los altibajos de la vida. Lo único que podemos controlar es cómo estamos preparados para afrontar los retos cuando vienen. ¿Tu plan financiero es estable? Tal vez es hora de hacer ese cambio, y llevar el control de tu plan financiero.

 

About the Author:

Leave A Comment